Cangrejo Ermitano (Pagurus)
image45.jpg5ba56dc730eaf63dc310c97208f4512b.jpg
En este capítulo de los Simpson, se ve a Lisa con un grupo de chicos en la playa, y mientras ella les enseña los animales de una parte del mar poco profunda, aparece un cangrejo ermitaño que va a cambiar de concha.
El cangrejo ermitaño, o Pagurus berhnardus, es un crustáceo de la familia de los Paguridae, se caracteriza por no poseer una concha propia, y hay más de 1000 especies distintas, marinos y terrestres, aunque la mayoría son acuáticos.
Es una especie nocturna, al crecer necesita mudar de cubierta y es usual que pelee con otros cangrejos ermitaños por una misma concha. Se alimenta con base en una dieta omnívora. Las especies acuáticas consumen otros crustáceos pequeños, gusanos, animales muertos y restos de plantas.
La mayoría de los cangrejos ermitaños habitan junto a un pequeño poliqueto, estos son organismos marinos semejantes a una lombriz y se alimentan de los residuos de alimentos del cangrejo ermitaño.
Tiene cinco pares de patas con un par de garras cada una. El primer par de patas es utilizado para comer y defenderse; el segundo y la tercero son para caminar y el cuarto y quinto par permanecen dentro de la concha.
Posee dos antenas largas que le sirven para tocar, y dos antenas cortas que tienen la función de olfatear y sentir sabores. Un par de ojos se sitúan en dos tallos de la cabeza, estos tienen la capacidad de descomponer la imagen en varias piezas. El cangrejo ermitaño también tiene branquias localizadas en una cámara branquial, ambas partes funcionan como pulmones y deben permanecer húmedos para que el cangrejo pueda respirar.
A pesar de ser un crustáceo tiene un abdomen sin exoesqueleto, y por lo tanto blando. Por ello es muy vulnerable ante los depredadores y esto lo obliga a buscar refugio y defensa en las conchas vacías de los moluscos. Cuando encuentra una, introduce su cuerpo de tal manera que pueda retraerse en él y sostenerla con la parte superior de su cuerpo al caminar. A medida que el cangrejo aumenta su tamaño abandona la concha y busca otra más grande. Algunas especies de cangrejo ermitaño pueden utilizar corales, madera o piedras en vez de concha.
Este comportamiento fue observado por los investigadores Sara Lewis y Randi Rotjan, que viajaron a una isla donde colocaron 20 depósitos en buen estado y de mayor tamaño a los que habían observado. Los cangrejos iban probando las conchas, y cuando uno les quedaba demasiado grande, lo apartaban en un lugar visible para que los demás probaran si era de su tamaño, incluso vieron pelear a algunos por un refugio en las mejores condiciones. Y llegaron a la conclusión de que los cangrejos “piensan” y evalúan los resultados de las conchas, porque en ellos depende su vida y su muerte.
cangrejo%20ermitao%205.jpg
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License