EL MESTER DE CLERECÍA

APUNTES SOBRE EL TEMA DEL MESTER DE CLERECÍA

LOS CLÉRIGOS Y EL MESTER DE CLERECÍA
Clérigo es sinónimo del término eclesiástico y puede hacer referencia, en el cristianismo, tanto a un miembro del clero regular (monjes y frailes ordenados) como del clero secular (diáconos y presbíteros diocesanos). El mester de clerecía es un tipo de literatura medieval compuesta por clérigos, es decir, hombres instruidos y no necesariamente sacerdotes (podían ser nobles, como Pedro López de Ayala, judíos, como Sem Tob, o musulmanes) que poseían unos conocimientos superiores a los del trivium, la enseñanza elemental de la época. Estos clérigos habían cursado en cambio los altos estudios de entonces, de donde podría provenir la expresión cuaderna vía, que sirvió para denominar su estrofa característica. La cuaderna vía consiste en 4 versos de catorce sílabas con rima consonante en los cuatro y una cesura o pausa intermedia que divide el verso en dos hemistiquios.

GONZALO DE BERCEO Y LOS MILAGROS DE NUESTRA SEÑORA
Gonzalo de Berceo (primera mitad del siglo XIII) fue un escritor castellano, uno de los máximos representantes del mester de clerecía. Profesó como monje en el monasterio de San Millán de la Cogolla y escribió una obra importante titulada Milagros de Nuestra Señora. Esta obra comienza con una introducción alegórica en la que el autor se presenta a sí mismo en una naturaleza idealizada. A continuación, se suceden veinticinco milagros realizados por la Virgen a favor de personas de diversos grupos sociales y religiosos, que sienten una gran devoción por ella. Berceo no inventa, sólo pretende difundir las leyendas. Entre sus características principales destacan:
• Berceo introduce elementos cotidianos para atraer a sus oyentes.
• Emplea elementos del arte juglaresco.
• Al final de cada relato aparece una moraleja.

EL LIBRO DE BUEN AMOR: EL ARCIPRESTE DE HITA Y SU ÉPOCA
El autor del Libro de buen amor, Juan Ruiz, arcipreste de Hita, es una personalidad tan atractiva como oscura y misteriosa. Apenas sabíamos de él, por confesión de parte, su nombre y su condición («por ende yo, Juan Ruiz, / Arçipreste de Fita…»), y prácticamente nada más. La investigación de los últimos años, sin embargo, ha documentado su existencia real hacia 1330. Juan Ruiz adquiriría su más amplia formación en el entorno de la escuela catedralicia de Toledo y en el ambiente intelectual de las reformas clericales emprendidas por el arzobispo de Toledo.

CARACTERÍSTICAS ESPECIALES DEL LIBRO DE BUEN AMOR
El asunto de la obra es una serie de aventuras amorosas contadas en primera persona. El relato autobiográfico es sólo un recurso estructural para hilar los episodios líricos y narrativos que componen el poema y que giran en torno al tema del amor y sus engaños. Las aventuras amorosas del Libro de Buen Amor están protagonizadas por figuras femeninas muy diversas, como la dueña rica y noble, la panadera Cruz, la viuda doña Endrina, la dueña de pocos años, las serranas, la viuda lozana y rica, la monja doña Garoza, la mora. En la mayoría puede advertirse una cierta postura misógina por parte del Arcipreste. La mujer viene a ser una presa, que el desasosegado amante tiene que atrapar. Cuando no lo consigue, como sucede casi siempre, descarga en ella su frustración.

Sergio Herrero y Rubén Sierra, 3.ºB

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License