EL TEATRO MEDIEVAL

APUNTES SOBRE EL TEMA DEL TEATRO MEDIEVAL

ORÍGENES DEL TEATRO MEDIEVAL
Respecto al teatro profano tenemos a los juglares, que se dedicaban a la recitación y la representación. También hubo representaciones religiosas en la Edad Media en Toledo como el Auto de los Reyes Magos, considerada una de las obras más antiguas de la lengua española, que se conserva incompleta en una copia del siglo XII. En los siglos XIII y XIV no se encuentran piezas profanas o litúrgicas. Sería en el siglo XV donde se empezó una tradición. Hubo un poeta, Gómez Manrique, cuyo impulso lírico es fundamental para la creación de una obra que se ha considerado un antecedente del género dramático: la Representación de la Natividad, en la que destacan elementos previos al género dramático, la introducción de los pastores y la aparición del diálogo. Otro nombre importante es el de Lucas Fernández, músico, poeta y dramaturgo.

JUAN DEL ENCINA
Juan del Encina nació en La Encina en 1468. Estudió en Salamanca y más tarde estuvo al servicio del duque de Alba. Se cree que murió en León en 1529. Se le considera el padre del drama español y muchas de sus poesías líricas compuestas antes de 1500 estaban destinadas a ser cantadas. Compuso sus Églogas religiosas y profanas en las que incluyó villancicos y danzas. En su teatro religioso todavía se mantienen los caracteres del drama medieval e introduce aspectos de la realidad cotidiana. Basado en esto se construye la Égloga de Antruejo. Otras, en cambio, tratan del amor y lo ambientan entre pastores. En algunas triunfa el amor erótico y en otras vemos el suicidio del amante no correspondido.

FERNANDO DE ROJAS Y EL ORIGEN DE LA CELESTINA
Fernando de Rojas nació en La Puebla de Montalbán, hacia el 1465. Estudió en Salamanca y en esa época debió de escribir la Celestina. Llego a ser alcalde cuando se estableció en Talavera de la Reina en 1507. Murió 1541. La primera edición que se conserva de la Celestina fue publicada anónimamente en 1499 en Burgos. La obra está escrita como una pieza de teatro, una comedia humanística, dividida en actos; la primera edición tenía dieciséis actos y en 1502 tenía veintiuno. Desde el principio el público rechazó el título de Tragicomedia de Calisto y Melibea y lo sustituyó por el de La Celestina.

CARACTERÍSTICAS FORMALES DE LA CELESTINA
Una de las características de las comedias humanísticas es que no existe narrador y los personajes son los que hablan siempre directamente. La obra no está destinada a la representación sino a la lectura colectiva. Los personajes hablan según su condición social. Convive la lengua culta y la popular, ambas lenguas se corresponden con los grupos de personajes en la obra: los de clase elevada y los de de las clases populares. Al primer grupo pertenecen Calisto, Melibea y sus padres. Al segundo Celestina, las prostitutas y los criados. Calisto es el galán que se comporta como un enamorado de Melibea, y esta se deja llevar por el amor y muere por él. El gran personaje es la alcahueta de Celestina, la figura central en las relaciones de los demás personajes y que a pesar de su inteligencia, su ambición la conduce a la muerte.

CARACTERÍSTICAS TEMÁTICAS DE LA CELESTINA
La obra refleja la mentalidad de la sociedad a finales del siglo XV y de los valores del nuevo capitalismo. El dinero lo puede todo y no existe solidaridad ni amistad. También aparecen otros temas como el amor cortés y la influencia de la brujería.

Bárbara Niquinga y Pablo Marco. 3ºA

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License